Rak Saeng y Bob Haddad.

Siempre había pensado que el masaje tradicional tailandés eran un conjunto de técnicas donde uno se limita a ejecutarlas tal y como uno las aprende de sus maestros, pero después de un tiempo practicando sentía  que estaba estancado y que necesitaba algo más que transmitir al dar el masaje. No sabía de qué se trataba y tampoco que hacer, pero la vida me llevo a descubrir Rak Saeng.


Rak Saeng es una escuela y centro de masajes situado en Madrid, lugar de encuentro para todos a los que les apasiona el arte del Masaje Tradicional Tailandés y todo lo que gira a su alrededor.

 

Este centro es una escuela muy acogedora donde se puede respirar un ambiente muy bueno y familiar, con un equipo que ama y respeta el masaje tradicional tailandés.

 

Gracias a ellos pude disfrutar de 4 días con Bob Haddad,  uno de los grandes maestros en vida del masaje tradicional tailandés, fundador y presidente de la Thai Healing Alliance International (THAI), asociación que surge con la intención de preservar la esencia del Masaje Tradicional Thai en todo el mundo, donde pude disfrutar muchísimo con todos ellos, profundizando un poquito más en el arte del masaje tradicional tailandés.


 

Al principio no sabía exactamente donde iba y que haría, pero algo me atraía y me decía que tenía que ir a un  curso que impartía Bob Haddad en Rak Saeng. Evaluar, sentir, fluir e intuir en el masaje tailandés. Pero, ¿serán técnicas nuevas?, ¿evaluar, sentir, fluir, intuir?, ¿de qué se trata?

 

El curso fue un cumulo de experiencias muy gratificantes, donde cada día había charlas, demostraciones, ejercicios guiados, y prácticas para que todos integren orgánicamente los nuevos conceptos y técnicas dentro de sus propias secuencias de masaje tailandés.

 

Pudimos aprender:

  • Como evaluar a los clientes antes y durante el tratamiento
  • Como cultivar e integrar un flujo agraciado (coherente) en la práctica
  • Cómo detectar y liberar bloqueos de energía.
  • Técnicas de autoprotección.
  • Formas alternativas para trabajar líneas de las piernas.
  • La respiración y la mecánica corporal.
  • Como leer el lenguaje corporal y como utilizarlo como una guía en el masaje.
  • Como seguir y refinar la intuición.
  • Como integrar las transiciones elegantes y usar técnicas de distracción.
  • Como incorporar momentos de descanso dentro de las secuencias y mucho más……..

 


Gracias a estos cuatro días puedo decir que mi visión y sistema de trabajo del masaje tradicional tailandés ha cambiado, que puedo entender que el masaje tradicional tailandés no es solo un simple masaje y ya está, sino que va mucho más allá, combirtiendose en un arte de sanar con las manos y el corazón, donde el "metta" tiene lugar.

 

Me gustaría animar a todo el mundo que experimente y pruebe el Nuad Boran, Masaje tradicional Tailandés y que tengan presente que existen lugares donde se ama y respeta esta tradicíon,  y sin lugar a dudas Rak Saeng es uno de ellos. 

 

 

 

Gracias a Pedro, Ana Belén y a todo el equipo de Rak Saeng. Gracias a todos los compañeros y nuevas amistades que surgieron. Gracias a Bob por todo lo que transmites.

 

Gracias a todos vosotros que vivís por y para el Masaje Tradicional Tailandés.

 

 "Siempre con respeto y gratitud hacia el pueblo Tailandés y la cultura Tailandesa"

 

  Mai (Rubén)

 

Naa nawa rogha payati vinasanti.


Fuentes:

 

https://www.raksaeng.es/

https://www.facebook.com/escuelaraksaeng/


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Macarena (miércoles, 22 junio 2016 18:12)

    Gracias Rubén tus palabras enrriquecen un montón este arte del masaje tailandes que tanto nos gusta. Me alegro de haber compartido contigo esta experiencia y espero que nuestros caminos se vuelvan a encontrar.

  • #2

    Mai (miércoles, 22 junio 2016 22:52)

    !Muchas gracias a ti Macarena! La verdad que con compañeros y profesionales a los que les apasiona este arte es un placer compartir, seguro que la vida nos deparará más momentos como los vividos en Raksaeng. Gracias a todos los que vivis por y para el Masaje Tradicional Tailandes.
    ¡Un abrazo muy grande!