LA CIENCIA DEL TOK SEN


 

Es un misterio los comienzos del Tok Sen, aunque no se puede negar que es un útil terapéutico que forma parte de una concepción animista, posiblemente perteneciente al pueblo Shan, un grupo étnico que migro desde las montañas del sur de la provincia de Yunnan (China).

 

El Tok Sen ha sido parte de  la  tradición  de  curación  Lanna   desde  hace  siglos, cuando Birmania controlaba  las  actuales  provincias  de  Chiang  Mai,  Chiang  Rai, Lampang, Lamphun, y Mae Hong Son. No está claro si la tradición se inició en el reino de Lanna o en Birmania (actual Myanmar).

 

La mayoría de los aldeanos de estos pueblos son seguidores de los ritos y practicas pre-budistas que incorporaron  el budismo en su vida diaria, conciliándose ambas practicas en algún punto de la historia hasta nuestros tiempos, dando forma a la Medicina Tradicional Lanna. 

 

Es importante resaltar que el Tok Sen proviene de esa concepción animista, un  método de origen indígena, donde seres, objetos y fenómenos de la naturaleza tienen un alma, una consciencia propia, un principio vital, una fuerza de vida que se manifiesta de una manera diferente en cada ser y en cada cosa, donde todo está vivo, todo es energía.

 

Al igual que otras disciplinas tradicionales ha sido transmitido de forma oral, de maestro a discípulo, y de padres a hijos, durante siglos, y parece ser que no existen textos que describan su técnica. Esto ha hecho que su metodología sea muy variada y que las enseñanzas pueden resultar muy diferentes de un maestro a otro. Aunque se cree que es muy antiguo sus practicantes consideran al Dr. Jivaka Kumar Bhaccha (Khru Chivako) como el fundador y padre de la Medicina, una figura central del sistema médico budista y una guía e inspiración para todos los médicos y practicantes de las diferentes técnicas de la Medicina Tradicional Tailandesa.

 

Tradicionalmente el Tok Sen es un instrumento compuesto por una especie de martillo y cincel tallados a partir de maderas de árboles partidos por un rayo, principalmente de tamarindo, aunque también es común ver algunos Tok Sen que se han tallado con las maderas del techo y las paredes de las casas o incluso con otros materiales.

 

Es una “herramienta simbólica que facilita la labor y permite una mejor concentración en el trabajo. Es una herramienta capaz de trabajar tanto a nivel físico (en lo visible, en el mundo “racional”) como a nivel mental (en lo invisible, en las emociones, sentimientos, pensamientos, etc, o el mundo “no racional”).

A nivel físico el sonido no tiene secretos, con las tecnologías actuales se sabe a ciencia cierta qué es, como se transmite y cuáles son sus propiedades físicas.  

 

Actualmente, muchas escuelas que imparten formación relacionada con la Medicina Tradicional de Tailandia están incluyendo el Tok Sen en sus programas de estudios, con el propósito de hacer resurgir y popularizar su uso y así mantener una tradición viva. Principalmente las formas en las que se adquiere, enseña y se practica se rigen por métodos e iniciaciones específicas que se han transmitido de generación en generación. Desde entonces el Tok Sen ha evolucionado hacia una forma propia, llegando a convertirse en un arte muy rico, sofisticado y poderoso.

 

Antiguamente  era muy común que los conocimientos fueran transmitidos de maestro a alumno, manteniendo un texto antiguo de enseñanza tradicional y otro en el que los estudiantes fueran agregando anotaciones y aclaraciones del texto tradicional para futuros estudiantes y así poder seguir un linaje de transmisión.

 

Los formatos tradicionales tailandeses  donde se suelen codificar y almacenar los conocimientos locales son generalmente conocidos como  "tratado" ( khamphi ), o "manual" (khu Mü, Tamra o  Sāstra), tomando la forma de manuscrito en hojas de palma. El término Sāstra se utilizó para la codificación escrita de ciertas prácticas y actividades donde se plasman  conocimientos técnicos o especializados.

 

En Tailandia podemos encontrar muchos de estos textos codificados, manuscritos que en muchas ocasiones hablan de practicas “mágicas” y que hoy en día, lejos de desaparecer,  han resurgido en la actual era,  ganando su lugar, son manuscritos de la “ciencia de lo oculto” o ไสยศาสตร์ “Saiyasat”. El Tok Sen pertenece a ese conocimiento.

 

Aunque el budismo no es considerado como una religión en la que se practique la magia, en algunas comunidades como las que se encuentran en Tailandia y Camboya, no puede haber ninguna duda de que el budismo comparte un terreno común. Es ahora cuando  estamos preparados para una nueva comprensión en  profundidad  de  la Medicina  Tailandesa, donde podemos apreciar  claramente un sistema de creencias que está asociado principalmente con el uso de la magia y prácticas animistas. 

 

El Tok Sen es un arte de sanación en el que tradicionalmente se realizan  ceremonias para consagrarlo, recitando una runa de protección, un parita o mantra, una formula “mágica” de palabras y silabas en pali, procedentes de fórmulas nemónicas  que resumen un sutra o una enseñanza y que pueden ser ininteligibles, sin ninguna explicación, convirtiendo el Tok Sen en un tipo de  "medicina consagrada", capaz ahuyentar la enfermedad y los malos espíritus.

 

 


"Siempre con respeto y gratitud hacia el pueblo tailandés y hacia

todos los maestros que han compartido sus enseñanzas conmigo"

 

Mai


tok sen
tok sen


"La sabiduría se adquiere con la experiencia y la experiencia con los errores"

Comentarios: 1
  • #1

    jhair (jueves, 21 septiembre 2017 00:23)

    muy interesante tu tranajo amigo. felicitaciones.